Jueves, 02 de Julio de 2020
trascender on line

Venezuela está al borde del colapso, mientras Maduro se empodera

CARACAS, VENEZUELA (17/MAY/2016).- La amenaza de un estallido social acecha a Venezuela, el país con mayores reservas petroleras del mundo, que se encuentra bajo un Estado de Excepción dictado y oficializado ayer por el presidente Nicolás Maduro en medio de una creciente ira popular por el colapso de la economía.

“Se declara el Estado de Excepción y Emergencia Económica (…) dadas las circunstancias de orden social, económico, político, natural y ecológico que afectan gravemente la economía nacional, el orden constitucional, la paz social, la seguridad de la nación”, señala el artículo 1 de la Gaceta Oficial difundida ayer.

Con esto, Maduro tendrá el poder suficiente para, entre otros asuntos, hacer frente a un supuesto golpe de Estado que se planea desde el exterior en su contra, y en el que estaría participando el ex presidente colombiano Álvaro Uribe.

Para la oposición, las tácticas de Maduro para evitar un referendo revocatorio aumentan la exasperación social y no celebrar la consulta podría llevar el país a un estallido.

Lo cierto es que la crisis de Venezuela no sólo es de poder, diversas empresas han tenido que cerrar y algunas que se mantienen tuvieron que hacer grandes recortes de personal; a ello se suma el hecho de que ha disminuido la producción en diversos ámbitos, lo que —paradójicamente— es un reflejo de la falta de personal.

Juan Pablo Olalquiaga, presidente de Conindustria, el gremio industrial más importante de este país petrolero, advierte que algunos de los sectores productivos en crisis por carencia de insumos son los alimentos, medicinas, autopartes, metales, productos químicos, papel o artes gráficas.

Con este panorama, las proyecciones de inflación para este año ascienden a 700%, la más elevada del mundo. La economía se contrajo 5.7% en 2015 y lo hará aún más este año.

En el país con las mayores reservas de crudo del mundo y dependiente de las importaciones, la debacle significa la escasez de más de dos tercios de alimentos y medicinas, a lo que se suman los cortes cotidianos de agua y luz, y una violencia galopante.

Con los precios del crudo a una tercera parte de lo que estaban hace apenas dos años, los ingresos de Venezuela se han desplomado y se está quedando sin dinero.

Los analistas y observadores especulan sobre los siguientes escenarios: una rebelión pública, un golpe militar, o un gobierno de Maduro cada vez más autoritario para mantener a raya el conflicto y mantenerse en el poder.

Después de mayo, no habrá maíz

Un grupo de trabajadores de Empresas Polar, la principal productora de alimentos de Venezuela, aseguró ayer que los inventarios de maíz blanco con el que se elabora la harina de la arepa, un artículo importante en la dieta venezolana, alcanzarán hasta finales de mayo.

A través de un comunicado de prensa los trabajadores detallan que el Gobierno venezolano es “el único autorizado para importar esta materia prima en el país y luego venderlo a la industria”.

Advirtieron que si el Ejecutivo, que tiene el monopolio del sistema cambiario que rige desde hace más de 10 años, no les otorga divisas, las plantas harineras se verán en la obligación de dejar de producir, lo que “afectará la disponibilidad” en el mercado venezolano.

“Tenemos la capacidad para poner en los anaqueles más de 50 millones de kilos promedio de harina P.A.N. al mes, pero necesitamos que el Gobierno nacional nos venda la materia prima importada, ya que la cosecha nacional no fue suficiente”, puntualizaron.

EFE

Vivir bajo “terribles condiciones”

Hasta hace unas semanas Estados Unidos se había mantenido al margen de la situación en Venezuela, pero ayer Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca, destacó que la situación en el país sudamericano es “desalentadora” y que las condiciones en las que viven los venezolanos son “terribles”.

Lo terrible del tema no sólo se relaciona con el choque de los “chavistas” y la oposición, sino con la escasez de alimentos y medicinas y la aguda crisis económica.

Según un artículo publicado por La Nación, la crisis se ha asentado poderosamente en el rubro de la salud, con hospitales que carecen de los insumos básicos para atender a los pacientes e incluso ni siquiera disponen de espacios adecuados para la atención médica,

Para solucionar esta clase de desafíos, el vocero de la Casa Blanca señaló que “es hora de incluir a todas las partes y de que los líderes escuchen las diversas voces venezolanas para trabajar conjuntamente y de manera pacífica”.

Pero a Nicolás Maduro no le vienen bien los comentarios y, en cambio, ha vuelto a insistir sobre la “conspiración contra Venezuela” que se ha fraguado desde Washington.

A LA ESPERA DE RESPUESTA

Piden la Carta Democrática para Venezuela

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS.- El director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, instó ayer al secretario general de la OEA, Luis Almagro, a aplicar a Venezuela la Carta Democrática Interamericana incluso sin el visto bueno de Caracas, dado el “deterioro manifiesto del Estado de derecho en el país”.

En una carta dirigida a Almagro, Vivanco señaló que “situaciones como la actual en Venezuela —donde el poder judicial ha abdicado de sus principales obligaciones y ha dejado de funcionar como un poder independiente del Estado— justifican una respuesta activa por parte de la OEA, con o sin el consentimiento del Gobierno de Venezuela”.

A través de Twitter, el secretario general confirmó la recepción de la carta y aseguro estar analizándola.

Almagro evalúa, desde finales de abril y a petición de la oposición venezolana, invocar la Carta Democrática para forzar a que los 34 países miembros del organismo continental tengan que abordar la situación política y social de Venezuela.

EFE

CLAVES

El impacto del Estado de Excepción

Poder. Nicolás Maduro puede tomar cualquier decisión sin pasar por la aprobación de la Asamblea Nacional.

Distribución de alimentos. El decreto ordena a la Fuerza Armada Bolivariana y demás órganos de seguridad “garantizar la correcta distribución y comercialización de alimentos y productos de primera necesidad”, en coordinación con los Comités Locales de Abastecimiento y Distribución (CLAP), grupos de ciudadanos que se encargarán de la entrega directa de alimentos subsidiados —en grave escasez— para evitar que terminen en manos de contrabandistas.

Ajuste de horarios. El presidente puede ajustar las jornadas laborales en los ámbitos público y privado.

Evitar injerencia. Garantizar el ejercicio de la soberanía.

Orden. Nicolás Maduro puede dictar las medidas que considere pertinentes para garantizar el orden al interior del país.

SABER MÁS

El motor se apaga

El desplome del precio del petróleo hace dos años, de 100 hasta unos 30 dólares por barril, agravó una situación económica, que en 2013 sólo creció 1.3%, y en 2014 y 2015 retrocedió 3.9% y 5.7%, respectivamente, según el Banco Central. La venta de petróleo brinda a Venezuela 96% de sus divisas, cada vez más escasas.

Por El Informador

0 Comentarios Unirse a la conversación →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 1 =