trascender on line

Que más pue… de Carlos Rafael Coutiño Camacho: Guatemala, ejemplo para Chiapas

Carlos Rafael Coutiño Camacho/Trascender Online Opinión

 El próximo 15 de abril, los países de Guatemala y Belice, harán lo que en Chiapas no han podido resolver en el caso de los municipios en conflicto por la disputa de sus límites territoriales, que es una consulta por la defensa, pero también por la paz. Es sin duda una cita cívica real.

Chiapas habrá de tener elecciones, pero en este caso para renovar las autoridades civiles de carácter federal, estatal y municipal; de que sirve si no hay conciencia de lo que esto significa, los candidatos y partidos pelean fuerte por ganar, mientras que el pueblo solo está viendo colores, físicos, ganancia personal o simplemente por miedo habrá de asistir.

No hay una visión real de lo que esto implica, no es un cambio de personas, ni de partidos, es algo que va de por medio, como un asunto humanitario, donde cada voto significará la vida de los ciudadanos de Chiapas y de México.

¿A caso no es responsabilidad del gobierno, el respetar la vida de los ciudadanos?, entonces, es el momento de poner atención y ver quiénes de los participantes es filial del crimen, quien es más viable para poder evitar el feminicidio, infanticidio, parricidio, los flagelos que están constantemente en la sociedad, reducir realmente la pobreza.

Es necesario reflexionar sobre los efectos de la posible participación en las urnas y del impacto que esto implica, pues el resultado será para todos, aunque de manera distinta de acuerdo con la clase social, ubicación geográfica y demás.

El no votar, también es algo positivo, no necesitamos de nadie, ni de partidos para poder lograr algo benéfico, se requiere realmente de voluntad personal, para levantar al pueblo, pero esa voluntad debe estar acompañada de educación, para luego consolidar los propósitos reales.

Ni MORENA, menos el PRI y el Verde, pueden hablar ahora de ser triunfadores, cuando son los responsables de la desgracia del pueblo mismo, enarbolar el amor al prójimo en las contiendas electorales, es tan falso, como el hecho mismo de señalar con verdad que serán los nuevos verdugos del pueblo.

Es necesario comprender los distintos argumentos que tienen unos y otros, sobre sus respectivas candidaturas; pero en el caso de oponerse con criterio, no descalificando como es una constante en estos momentos.

Quizá AMLO, sea un mal necesario; dejando a un lado ya al PRI con su satélite el PVEM, no puede seguirse en la misma línea, es momento de participar y cambiar, a pesar de que el tabasqueño, no sea la persona adecuada, sea el tipo que hará una parte de lo que tanto ha pregonado, pero es el momento del cambio.

Lo más importante no es si AMLO gobierna, lo que realmente vale, es que el enemigo de la sociedad maniatada ahora es no sería presa del narcotráfico, un grupo creado y formado por el PRI y también por el PVEM, se reduciría en primera instancia los miles de muertes por el país, la vida estaría menos arriesgada que ahora.

Esta es una salida pacífica, se intentó con el EZLN, pero finalmente venció mediáticamente el gobierno, pero en realidad ganaron los indígenas, hoy es un buen momento para no generar más problemas, la gente en la Ciudad de México, ya fue gobernada y no se convirtió en un problema ni en un peligro, está de pie la capital del país.

El pueblo no tiene porque actuar como marca y ordena las redes sociales, tiene que hacerlo con la historia y decisión personal, bajo análisis, la decisión que hoy se tome, será en la repercusión de los hijos, si hay amor a uno mismo, pero sobre todo a los hijos y nietos, es buen momento de actuar.

Votar por el PRI-PVEM sería condenarse a la muerte, AMLO no es la solución, pero si estaría atendiendo un asunto de Estado y no de particulares como son los empresarios y gobernantes, que atajan en todo al empleado, al pueblo que carece de todo.

Lo que el PRI-PVEM da es cosas a corto plazo, en otras palabras, anuncia la muerte, pues hay pan para hoy, pero hambre para mañana; eso no es justicia, eso es insolencia, una estupidez total como lo que ha hecho Manuel Velasco en este gobierno insano.

No hay nada más que decir, esto tiene que verse desde el lado humano, desde la perspectiva social inculcando siempre la verdad, la justicia, donde la vida sea la bandera que todos tengan, ir a las urnas para votar o no, es decir sí a la solución de los problemas.

Concluyo diciendo que, en efecto, no es para preocupar en este momento, quien ganará, sino que queremos nosotros, que dicen los medios y las redes sobre lo bueno y lo malo de unos a otros, es momento sí, de atender las necesidades que la sociedad tienen, que de igual forma no son particularizar el caso de la vecina, con las otras familias de cuadras más arriba o más abajo. Hoy se tiene la responsabilidad de votar solo por la vida, no más.

0 Comentarios Unirse a la conversación →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + seis =